No tuve que esperar ni siquiera una semana, la respuesta fue inmediata. Ni siquiera lo estaba esperando; mas sin embargo sé que él ya lo tenía previsto, siento mi corazón encogido. Tomaré un vuelo a un lugar desconocido con muchas esperanzas con mi expectativa puesta en Dios, con temor…
con mucho temor pero sabiendo que Dios esta presto con sus  brazos abiertos para mí. Por ahora dejo esta memoria hoy 9 de diciembre de 2015, siendo las 20:07. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Curar enfermedades con remedios inservibles.