Entradas

Emociones pt1

Nadie se imagina lo difícil que ha sido llegar hasta aquí. Tal vez para muchos ha sido cuestión del destino o de la suerte. Pero en verdad ha sido mucho más que eso, me tracé unas líneas, unos planes de contingencia, unas metas, sobretodo sueños, cada día trato de añadir unos nuevos. Y aunque el alma inspiradora que me forjó hasta aquí se ha ido perdiendo últimamente tengo mucha fe en ella aún, sé que falta mucho camino por recorrer. Los últimos cinco años de mi vida han sido muy difíciles, lidiar con problemas de depresión y ansiedad constantes, la gastritis crónica que me hizo perderme de mi vida escolar y personal por casi dos años, la separación de mis padres, mi vida familiar hecha un caos, mis problemas personales que me llevaron al punto de los excesos más terribles que jamás imaginé, salir de ellos y sobretodo la fuerza para sobrellevar la muerte de mi Padre y gran amigo Néstor no han sido crisis fáciles de llevar. Aun así he visto la misericordia y el amor del Señor Jesucristo …

Omisión

Hay días donde simplemente nada absolutamente nada es relevante.  Parece que el mundo está tan gris que nadie expresa su descontento hacia la falta de racionalidad.  El problema es cuando todo deja de tener sentido nuevamente y pasa que la vida se vuelve un constante y liviano resplandor que día a día se desvanece. Estoy buscando notas antiguas 110416,  110418 y nada cambia.
Cada palabra suya me duele, es como si entrara por mis ojos y llegara a mis párpados velozmente. Se dirigiera a mi pecho y se quedara colgada en mi garganta, me hiriera con una cuchilla y penetrara mis entrañas. Siento ganas de llorar pero no pasa nada.
Y a esta parálisis creativa que ya va a cumplir un año la desconozco, no puedo fingir que las cosas están bien, porque no lo están. No sé si culpar a mis excesos, a mis desconocidos estados emocionales que me llevan de caída en caída o la muerte repentina, la ruptura inconsolable y el dolor constante que este personaje de la mayoría de mis escritos sigue dejando.
No sé p…

Per(se)cusión.

Eres el desconocido que más me ha interesado en la vida. Un desinteresado total que lo tuvo todo y así mismo lo perdió sin darle caso alguno.  Te encuentro en una buena parte de mis actos, te echo de menos en las noches y llevo rato tratando de convencerme cada día más de que la vida sin ti es mucho mejor. Pero la angustia, la soledad, y esa nostalgia que se apodera de mí cuando intento descansar es agotadora. He pasado días pensándote, añorando sentirte otra vez, sueño contigo, algunas veces tengo pesadillas en las que desapareces y otras donde simplemente te vas. En la vida he amado a alguien y es a ti. Hago listas, ¿quieres más motivos? Desde el 2012 todo ha sido un vaivén, quizá desde el 2010. Pero en el 2011 lo evitaba. 
Recovecos en todo lo que escribo. Sonrisas cuando he decidido dejarme llevar por la corriente de la vida sin temor. Temor por un sueño que tuve donde veía la vida desvanecerse y un túnel de muerte, temor de que se haga realidad. Porque quiero morir pero le temo a la…

Sé mi deseo

Escribir de qué… Me siento tal cual la adolescente que fui hace unos años, en silencio, cohibida, guardando, amando en silencio. Siempre ha sido el mismo problema, rebotando y dando vueltas pero sigo parada, estática, no sé cómo huir de él. Solía despertarme tarde, recuerdo los sábados y los otros días de descanso. Ahora ni siquiera lo intento, parezco un reloj puntual, me despierto y no puedo volver a dormir, lo peor es el insomnio, es paulatino pero algunas veces dura semanas, la cuestión es que llevo paralizada por mucho tiempo; tanto como un año… me desmotiva la vida a veces. La gente, el dolor, el cinismo, la mentira, la envidia, el rencor y el odio que les carcome los sesos a muchos. A mí también algunas veces, y me doy cuenta que toda la mierda y basura que me arrojó hasta aquí, me persigue, y trato de huir pero no me deja en paz. Me duele el alma, me duele la muerte, me duele la soledad. Cuánto diera en esta vida por verte una vez más Néstor Ramírez. Estoy aquí y ahora me pregun…

Por los muertos

¿Habrán muerto de los días?, ¿de las ganas de vivir? ¿Del desamor? ¿De la soledad? ¿Por la enfermedad?... ¿Dónde están mis muertos? Ellos me han dejado..., a su vez también me han dejado el camino libre, la angustia pegada en el pecho, el dolor y el silencio inquebrantable. No hay muchas cosas diferentes, o tal vez sí. Que la vida adulta no es como me la contaron. Que el amor que me ha tocado las diez o tres veces que lo he sentido no ha sido correspondido. Que el dolor vuelve, a veces con más fuerza, y otras veces fugaz. Pero que mi corazón sigue confundido.  Un desenfreno total, un ansia insoportable, un camino fatigoso, un dolor desesperante y parloteos incesantes. Ahora solo quiero respirar, y pararme firme en ese punto intermedio de la tranquilidad. No quiero regresar, no quiero más fingir.
Lloro porque no eres la ciudad invisible que soñé, porque no estás en el sofá perdiendo el tiempo a mi lado, porque no nos largamos de una jodida vez a Nuquí, porque se detuvo el tiempo y nos foll…

Rectificando los errores del pasado

No podía reponer más discos, todos estaban rotos, rayados o desgastados de tanto escucharlos.

Esa mañana me levanté con el ánimo de verlo, como siempre. Él estaba trabajando, lo tomé por sorpresa y le dije en el oído que lo amaba, le hice su café y levanté mi falda para que viera las bragas que llevaba puestas. Él a veces no me escucha, pero percibe mi ánimo cuando está por el subsuelo. En la noche llegué cansada y él había preparado un baño, de esos que me gustaba acompañar con un vino blanco. Él rememoraba los días de antaño mientras me acariciaba la cabeza, y yo en medio de sollozos lo abrazaba. Anhelaba los días de descanso porque siempre podíamos salir de la ciudad. Ese fin de semana decidimos estar en casa de los Esguerra, y para sorpresa mía él estuvo preparando minuciosa y calladamente una velada. Esa noche me confesó que quería engendrar un bebé y que era hora de lanzarnos.

Gritos de auxilio

¿Qué tiene que pasar en nuestras vidas para darnos cuenta el valor que tenemos como mujeres? A veces por miedo a la soledad, al infortunio, a mitos que se han contado y hasta la misma inseguridad de algunas, he visto mujeres, de toda clase soportando infamias, irrespeto, violación. Tanto física como psicológica por parte de entes o personas por diferentes motivos. Algunas tenemos la experticia de callarlo y esconderlo. Mujeres que creen que deben soportar abuso físico y verbal por parte de alguien por miedo a tener que sacar sus hijos adelante, por miedo al qué dirán, por miedos absurdos a ser acusadas. No podemos seguir permitiendo que se nos use como un pedazo de carne que solo sirve para usar y desecharlo. El valor de la mujer no sólo está en su cuerpo. Su poder está en sus capacidades, en su manera de ver la vida y comunicarla a través de los siglos a través de sus enseñanzas a sus generaciones. No soporto el irrespeto, de nuestro cuerpo, como modelo de mercados, como el placebo de…