Entradas

Prórroga

El sueño es lo que más persigo y lo que menos obtengo. La impaciencia siempre está como una coartada sin fin que me ahoga, inherente y me deja a merced de mí misma, desnuda e incapaz.  A veces quiero volver a confiar en las personas porque creo ja, ja, que el tiempo hace sanar, que los humanos podemos cambiar, que todo alguna vez podrá ser como en mi mundo parece funcionar. Pero por más intentos y cambios que no resultan vuelvo al punto inicial.  Los humanos podemos llegar a ser una plaga detestable e insoportable. Algunas personas deciden no soportarse más o no (tener que) y eso está bien. Las personas dejaríamos de dañarnos tanto y de esa forma también, no daríamos cabida a un acrecentamiento de odio, porque eso suele pasar; las segundas oportunidades o terceras se dan pero siempre va a estar el “pero”, el daño recibido, el dolor causado, los mismos errores que se vuelven a cometer una y otra vez y la falta de aceptarlos tanto de una parte como de la otra. 
En el (mundo) mencionado con…

Así es esto

Muchas palabras han rondado en mi cabeza, quiero escribir.  Me siento completamente aterrada, los días están pasando tan rápido que me siento atrapada en un carrousel que no para nunca, infinitas incongruencias me inundan la mente de basura y desesperación. Por un momento había creído tener el control de todo esto pero no, no ha sido así, solo evito ponerme nostálgica y melancólica pero así pasó mis días... corriendo, enfocada buscando solucionar vidas ajenas, enfocada perdiendo el sentido, la escucha, repleta de emociones que son más grandes que yo, desconsolada completamente por no poder llenar espacios de personas que no volverán, al menos no en este plano... y preguntándome cómo llenar los espacios en blanco que tanto me angustian.  Ramona ha vuelto porque es una consentida y se ha enfermado cuando traté de dejarla en otro lugar. La música se ha ido sincronizando por medio de los espacios y los momentos adecuados, he vuelto a diez, cinco, cuatro, tres y hasta dos años atrás con ella …

Visitas irrepetibles

El sentir de más siempre me acompaña, desde que era adolescente comencé a experimentar sensaciones de forma muy extrema, años atrás no me incomodaba ni me causaba nada en lo absoluto. Pero luego cuando fui creciendo toda esa euforia y descontrol emocional comenzó a hacer estragos junto con episodios de ansiedad y ataques nerviosos. 
Hoy conocí a alguien que no es capaz de exteriorizar las emociones, ni las expresa de la forma en la que la mayoría de personas que conozco lo hacen, me resultó intrigante la manera en que esa persona expresa lo que siente, ya que según lo que me contaba, su gesticulación y forma de hablar hace que sus palabras lleguen a ser casi poco creíbles. Esa persona me comentaba que las cosas impactantes solía no expresarlas tal cual las sentía, y me sorprendía su imparcialidad, quietud y tranquilidad frente a acciones en las que probablemente yo no hubiese podido cohibirme de gritar, agitarme o aún más, hacer una revolución.
El ser humano y su mística de personalidad…

My precious

Me cuesta más de lo que puedo aceptar. El dolor de cabeza aumenta y yo solo vuelvo a moverme en círculos.  Muriendo lentamente por el odio y porque el silencio y la tristeza invadieron este espacio. De nuevo las pastillas, el miedo, la soledad, Leila llamando a luz mientras yo intento ver el sol en el atardecer sin acercarme demasiado a él. Miro a mi papá y odio todo lo que me rodea, porque qué vacío lleno de tanta materialidad que se descompone. Veo a la gente feliz con sus familias y yo solo veo cómo la mía se sigue desmoronando. No quiero quedarme quieta pero odio todo lo que me está rodeando. Me cuesta confiar en la gente y me cuesta romper este cristal en el que me metí hace años, hoy deseé volver a destruir todo lo que he tratado de edificar por estos meses y me siento fatal. Volví a llorar y eso ha sido lo único valiente que ha valido la pena.

Big business Monkey - Daniel Jhonston

No soy la persona más feliz, ni siquiera soy una que ande sonriendo todo el tiempo. Digo estupideces y mis palabras son trasladadas por el tiempo y el viento. Mi memoria no es la más lúcida y mi sentir es fuego puro desde que era niña. El dolor físico y de la enfermedad me ha robado todo lo que alguna vez creí tener. La bondad es una cualidad que se aferra a mí pero que nunca sé entregar. El silencio es mi mejor amigo en mis momentos de intimidad, pero suelo explotar todo el tiempo. Me gusta llevar la contraria, es un placer culposo pero así soy, pesimista, compleja, infame, amante, creadora y soñadora.

Aura - Los Makenzy

Escribir Del amor, de lo lindo de la vida cuando algo te mueve las entrañas y te deja soñar. Porque vivir sin sueños es morir lentamente, porque el amor impulsa, renueva, revive. Destellos de colores y emociones que las palabras no pueden expresar, ideales y letras que llenan y nutren. Silencio, pero del esperanzador, con una luz brillante que se asoma desde los ventanales por donde se ve el sol y los árboles que acompañan el camino lúcido al gran viaje de la estabilidad. Las caras que hacen que la felicidad no sea fingida, las compañías que nunca cansan, el amor que no abruma. Las sonrisas que dan calma y paz. La tranquilidad que deja al corazón disipar la angustia, el miedo, la inseguridad, el engaño. Las canciones que recrean momentos y encuentros de casualidades inigualables con seres que murieron o dejaron de arder sus almas para solo existir dejando de vivir.

Cacho a cacho

El silencio me tiene agotada. La repetitiva situación de todos los días, el dolor de los ojos, la angustia que me invade de nuevo. El aliento me falta, ya no tengo perlas en mi almohada que me impulsen a ver el sol por la ventana. Extraño los colores rojos y los arcoíris que me acompañaban en las noches cuando me sentía sola pero las compañías eran amenas. Ya no tengo ánimos ni ganas de conocer a nadie, estoy cansada, cansada de obligarme a existir, a buscar las ganas de todo esto. Estoy exhausta, y quiero sentir amor otra vez, no del fugaz, sino del que te levanta del suelo y te inspira. De ese que me hace sonreír como el de mañana, que parece que ningún mal existe. Amor por lo propio amor, por lo singular. Quisiera encontrar una cura para este cansancio que día a día me está matando la vida y las ganas de existir. Lo tengo todo, materialmente, a mi alrededor, mi gata, familia. Pero por dentro estoy hecha una hoguera, y mis sueños me persiguen, me acaban. No lo entiendo.