Entradas

Déjame ser libre

Hoy cumplo un mes de estar aquí. He tenido el tiempo suficiente para pensar y conocer partes de mi que ignoraba. Como que puedo llegar a ser tan dominante, caprichosa y detestable que no puedo caber en sí misma.  He estado leyendo, por ratos, por partes. Me cuesta concentrarme, y mis ojos están actuando de una manera que no puedo explicar. No sé si el cansancio me alcanzó y llegó hasta ellos. Por pura inercia  e insolencia ya no saben a dónde mirar. Hoy mientras hacía mi desayuno sentí la sensación de estar bajo efectos de algún estupefaciente. Como si todo se estuviera moviendo en formas incongruentes. Eso se lo otorgué al sismo de 7.2 que alcanzó a llegar a la Ciudad de México el día de ayer y que hoy, por cuestiones naturales trae consigo réplicas. Y sí ha estado temblando si no es todo el día, en varias ocasiones. Me siento vulnerable, de todo, hasta de lo que desconozco. No me siento en capacidad de responder a cosas ni obligaciones. El simple hecho no tiene nombre ni explicación.…

Tos

En cierto modo he olvidado, no del todo pero ahora reconozco.  Nunca antes fui más feliz y nunca nadie me hizo sentirme más real como tú.  Todo era nublado esa última noche, te miraba con inseguridad y placer, el que siempre me das, con tu mirada excéntrica, con tu voz inigualable que me transporta, a un y mil recuerdos de las veces que te miraba, y esa inexplicable manía de sentirme segura y completa se reflejaba en la comisura de mis labios, extendiéndolos en una sonrisa sin explicaciones pero verdadera. La colilla de cigarro quemando el vestido que en este momento traigo puesto. Los quince días más extraños de mi vida, y aún te siento como si fuese sido ayer. Tus manos, tú piel, tu voz, parece que todo fuera un sueño interminable del que estuviera condenada a ir y volver perpetuamente. 
Dejaste de irrumpir mis sueños, mi mente, mis días, mis sensaciones. Pero es más que claro el hecho de que te sigo buscando, entre sueños, en canciones, en pensamientos, en personas, en actitudes, y no…

Do post it

Tenía rosas negras en mi vientre, había caos en toda la habitación, las sábanas y las cobijas púrpura estaban por el suelo, estaban consumidos los cigarros y el cielo estaba gris. Yo lo sabía, era inevitable, un aire espeso se deslizó por mi mejilla y comencé a gritar, era él, estaba esparcido por todo mi alrededor, ya no sabía cómo huir. Mi cuerpo desnudo estaba preguntando por lo obvio.   Los ojos me pesaban y me dirigí al baño, ahí habían casi tres historias más y una no contada. Yo desconocía todo pero así mismo lo entendía. Fueron errores, aventuras y desenlaces inesperados.
A veces no caben más suspiros, los he regado en tantos lugares que parece que mi mirada cansada es resultado de todo el trajín que me ha tocado.  Este año comenzó con un susto particular y que aún no termina. Parece como si los pasantes de toda mi vida estuvieran acomodándose de nuevo o simplemente nunca se hubiesen ido.

Era fotosíntesis, mi favorita

Acciones, movimientos, miradas, especies, seres, inquietudes, valores, conmociones.  Te mueven, te lanzan a la crudeza de lo real e irreal, lo pragmático, te envuelven. En definitiva es una lista inmensa de sensaciones, el momento decisivo es ese, cuando lo real es un pasar incambiable, inestable pero seguro. Él es eso en mis días, un reflejo de inevitabilidad que me persigue desde hace tres años, una lista interminable de decisiones y equivocaciones perfectas, que me hacen ser, que me dejan ser y que a veces me privan de hacerme.  Me reinvento, revitaliza todo lo que muere en mí y recrea mi instinto natural por un amor sin igual a la vida, a la razón. Sigue siendo un holograma, un pasante, un hecho incapaz, ridículo, fantástico pero capaz de transportarme. 
Ayer volví a verlo, me sorprendió su reacción inesperada, pero aún con todo no deja de ser el mismo actor que me convence y me paraliza. En ese estado, llego a pensar que me desconozco, pero me llego a conocer. Conozco más de ese ser q…

Sentimientos puros

Solo algunas veces te escudas con el odio, porque no sabes cómo reaccionar verdaderamente. Y la gente, el dolor, el sufrimiento, solo lo sabes escudar con malas palabras, malos actos, con rabia, desolación, ensimismamiento.  Veo y remito, parece que en cada parada pudiese detener el tiempo, pero no dura lo suficiente. Estaba mirando el cajón de los recuerdos, habían secuelas que odio y las boté a la basura, pero habían muchas otras que me sacaron una sonrisa, como famosa manilla verde. No recuerdo cuándo cayó allá, pero sí recuerdo que me acompañó en mi solitario viaje a Chicago. Como el 3 de agosto de 2015, cuando quería detener el tiempo, ese momento de felicidad infinita e irreemplazable que invadía todo lo que yo era.
Ahora estoy sentada, como antes, mirando mi nuevo alrededor, creo que me gusta, y creo que en cierto modo crecer no me ha ayudado, era otra chica, tenía otros sentimientos pero ahora son mas vivos.

PAZ.

Te pienso, mi abdomen se contrae, me estremezco. Tu voz, tus labios, esa mirada profunda y penetrante que me envicia. Te has metido en mis sueños, la parte dura del asunto, allí también me has tocado los sentidos, me remueves, me haces suspirar. Swept Away, a penas van tres meses, pero parece que podemos recrearnos y eso me da esperanza, por fin, después de tantos años me reencuentro, danzo en el tiempo, me desnudo y parece que tu piel y la mía hacen una combinación perfecta. Dios me da paz y me genera la tranquilidad que tanto llevaba buscando, me nutre, me sacia, me llena.
Todo está bien, por ahora.

Insooomnio

Verte me envuelve nuevamente
El tiempo se devuelve y la música se sintoniza conmigo y con tus amores baratos. Siento ansiedad en el pecho pero no le doy cabida, ahora suena Starligh de Muse y parece que todo se exprime y se vuelve a ubicar. Solo una vez más, replico. Y me devuelvo a mi pasado, voy por la carretera, buscando, buscándote. ¿en qué momento nos desvanecimos por estas calles en la noche? ¿Cuándo pasó? ¿Por qué te dejé ir sin más? Hasta cuándo dejará de dolerme todo lo que dejaste en cicatrices. Te llevo conmigo, eso podría justificarlo todo. Mi ser de luz, mi todo y mi nada.