Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2017

Descanso

Mira cómo se desvanece el tiempo.  Aquí no hay colores, hay deseo y esperanza. Mi piel se eriza y tus labios rozan mi mejilla con sagacidad. Paso saliva y me poso en tus ojos, tu nariz y tu pelo. 
Estoy desnuda, parece que la gravedad del asunto me relaja y te siento tan cerca que comienzo a respirar a una velocidad más rápida. Suspiro y mis caderas se contraen. Cierro los ojos mientras palpo tus labios y el sonido de tu voz me da calma. Te siento. Comienzas a deslizarte sobre mi piel y me erizo. Siento tus manos, la textura y los pliegues de tu piel y me besas. Nos acurrucamos....

Sinestesia

Quisiera pensar que todo esto es un proceso al azar del que sólo soy una víctima. Me despierto y son las 3:30 am, comienzo con mi rutina y recuerdo que a penas me acababa de acostar, medito entre despierta y mareada y trato de conciliar el sueño nuevamente. Ya no me gusta mirarme al espejo, ¿para qué? No le veo sentido a estos obeliscos ni a los 20.000 textos que he leído.  Me duelen las rodillas, me quejo. Estoy sola y la decadencia me rodea. Todo es inercia y repulsión, no quiero ver a nadie, me engaño. Hace dos días iba de salida y llegó alguien a mi casa, me sorprendí pero no podía negarme, estaba encarcelada. Ni siquiera sé qué estoy escribiendo. Ya no tengo que preocuparme tampoco si he comido o si simplemente traigo un café a las 5:00 pm. Los cigarrillos y los rollos son solo un detestable recordatorio que debo cuidarme. 
Sinestesia, quisiera tener su inmunda cara en frente mío para vomitarla. Tengo náuseas y todavía el día no termina. Me siento realmente cansada.

Vigilia

Y me muerdo los labios.  Se entumecen mis mejillas y sé que sonrío pero con ese sigilo de un pensamiento que se mete por los rincones que nadie ve. 
Vuelve a amanecer y pienso en cuánto daría por volver a sentir las emociones de ese primer y único amor. Con Shangai de fondo. Recuerdo el día que entre titubeo y miradas la canté, esa fue la tarde más hermosa. 03082015 ¿por qué no vamos a Shangai? 
Me das temor en cierto modo, porque te acercas tanto al hombre que quiero que termino desconociéndolo, todo eso es raro en conjunto, las miradas, las insinuaciones, las charlas... pero lo haré. No sabes cuántas ganas tengo de verte también. 
Sedantes, me recuerdan esa tarde abrumadora en la ciudad de Nueva York, allí no me acompañaste, yo ya estaba sola, te llevaba conmigo pero no era un sentir tan fuerte como lo era esa primer vez. Siempre que recuerdo que te llevo conmigo una parte de mí se siente satisfecha y la otra asustada en un nivel incalculable. 
Reacciono, me doy cuenta que estoy en ese l…

Logros y silencio comprimido

Ojalá estuvieras aquí. Han sido un infierno los días sin ti, a veces no sé si hago las cosas porque quiero o porque se reactivó una inercia total en mí. Parece que todos los días y toda la gente son pasantes en medio de flashbacks y reproducción automática. Hay demasiada gente y ninguna es lo suficientemente inteligente ni precisa para llenar el vacío que me dejaste. Puede que en cierto modo hayan días y momentos donde sólo sepa extrañarte y otros tantos donde diseñar, leer, escuchar música o simplemente dormir llenan ese sitio de desahogo que por obvias razones no tengo tiempo de ocupar. Han sido días tediosos, ya sabes cómo soy. Pero la chica fatal ha desaparecido, ni ánimos le quedan de regresar, ahora solo hay pasantes. Mi casa ahora es un sitio de paso y ya nadie se queda, por aquí no han florecido los amores solo conservo al mismo de siempre y te echo de menos. Joder! Cuánto quisiera verte una vez más. Tu muerte arrebató mi ánimo propio que yo desconocía.  Tengo espacios donde recue…