Cerca

No necesitamos razones, algunas veces el impulso es mucho más fuerte. Las ganas de estrellarse y de querer salir a tocar estrellas que nadie nunca ha tocado. 
Es más fuerte, la intención de querer ver fuego y sangre que el desear pacifismo y paredes lisas. 

Romper vidrios y herir pieles, hacer sangrar corazones y reír hasta que lo demás se desintegre. Impulsos, de ellos he construido un estandarte que pesa más de lo que hubiese podido construir en toda mi vida. Tú fuiste el pionero, y tienes la bandera. Yo no tengo nada, te tengo a vos. La fuerza es solo una idea pero está consumiendo la luz. Y si no tengo luz y fuerza simultánea no podré continuar. Quiero sedantes, todo este tiempo ha sido en vano, porque las ideas han carcomido las razones, la obviedad ha hecho esfumar los motivos y yo, he querido seguir sin letras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Curar enfermedades con remedios inservibles.