Empty space

Siempre que empiezo a hablar de ti la respiración se me hace imposible. Me paralizo, eres esa parte que evito, pero que llevo. ¿Tan poderosos son los intentos? ¿Qué si nos hubiésemos atrevido más?
Mi escape favorito, tú eres mi nirvana en todos los sentidos habidos y por haber. Creo que hay algo innegable y es que ese 1 de noviembre no terminó todo. 
En realidad solo estaba tratando de evadir la conversación de las ilustraciones. El poder asombroso de nuestros encuentros me encarceló para siempre. Toda esta depresión es suma de ti y resta de nosotros. Me recreo siempre gracias a ti, y verte aunque sea de lejos me hace recordar que tu sonrisa sigue siendo una razón para existir, quiero volver a decirte te odio en tu cara, porque amaba cuando me decías que no te odiara. Y es que sin más motivos me dejaste una lista de reproducción interminable. 

Hace varios meses que no venías a visitarme, y creo que todo reapareció con ese pequeño deseo de la tarde del día qué pasó. Solo quisiera una razón para evitar todas aquellas ideas que me llevan a ti... siempre imagino encuentros casuales, cerca de donde vives, en nuestras recorridas calles, por los lugares donde las noches nos iluminaron con sus obeliscos. Dame una razón para dejar de creer en esto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Curar enfermedades con remedios inservibles.