Hombres ordinarios

Aprovecho que alguien me despertó de la siesta que estaba teniendo, para coincidir e incidir nuevamente. 
Hoy volví a retomar el aire del despojo, me he topado con que ser un libro abierto se ha llevado la mala racha y el dolor. Por fin dejo de sentir el pecho congestionado a causa de un mal. Eso lo cambié por las buenas memorias y los recuerdos. 
Antenoche entre charla y lectura me topé con mi ser de luz, ¿lo recuerdo? ¿Lo recuerdan? Pues para sorpresa, alguien sí. 
No sé qué pensar al respecto y no quiero evadir el pensamiento sobre el comentario suelto o quizá muy razonable que recibí al respecto. 
A penas ha pasado un año, pero, ¿hasta qué punto el incidir y el coincidir nos podrá llevar de nuevo a nuestras raíces? Hay nuevos cafés, pero son completamente distintos... 
La fluorescencia es casi una línea intransitable, donde si quizá aparece, puede llegar a ser muy forzada y eso hace que sea casi inexistente.
Y ni siquiera es el acto comparar, es en serio ponerme a pensar en cómo he ido abandonado sueños y comencé a ponerle ánimo a algo incierto dejando de lado toda la inspiración, las emociones, lo certero, aquello que me hacía reír y hablar sola por las calles.
-"Es confuso" me reprochó nuevamente... yo lo sé, sin embargo, me vi encarcelada, tenía demasiado miedo, era todavía más niña, no veía el panorama claro... creía entenderlo todo pero apenas comienzo a comprender todo el esquema del asunto con más conciencia.  
Justamente ayer, después de tanto luchar con problemas totalmente ajenos a mí, me encontré nuevamente con su ser, es ese complemento poético, la argumentación, los adornos de la palabra, el gusto, la sorprendente expresión a nivel gramatical y la inefable reacción mía frente a todo lo anterior.
Más que de lo que se puede rescatar de un hombre ordinario, en modo peyorativo, no me hallo, lo analizo pero luego desisto. 
No es como que culpe a dicho quién, es solo que pienso en lo grande y virtuoso que puede tornarse un complemento deseado y lo que eso genera en mí, esas emociones de seguridad en un nivel inesperado. 
Me baso en lo que planeo, en lo que siempre busco, en lo que me gusta y por lo que puedo vibrar, eso que me hace crecer como mujer, intelectualmente y a nivel emocional. Va mucho más allá de una suposición o una comparación. 
La felicidad incomparable y los discos. Ese libro me hizo releer las otras páginas, esas que hablaban del ser de luz y de lo mucho que hizo. El hecho de entender que un amor no correspondido si termina generando afecciones me deja en medio de la felicidad y el desasosiego. 
Y así me sentía ayer, mientras canalizaba toda esa información de palabras, me situaba en pensamientos acerca de cómo estoy lidiando con esto y cómo sobrellevé por más de dos años una historia tan cálida y triste que permaneció en silencio por tanto tiempo y que cuando la confesé me hizo seguir sintiendo bien de nuevo. 
Estoy tratando de priorizar, y la balanza solo se queda estática, las palabras nos condenan tantas veces... y aún así yo sigo aferrada a ellas después de tanto... 
Solo si este fuese un acto sincero de "amor", desearía encontrarlo (al amor) en todo eso bonito que comenzó con una sonrisa para terminar en silencio y en marcas imborrables. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Devoción como glándula de mi fe.

Curar enfermedades con remedios inservibles.

Visitante