Sin título 555

4 de abril 2017. 5:07 pm Una vez más estaba en la bañera, tirada en el suelo. Llorando, sin ningún consuelo. 
Solo habían voces del pasado, secuelas de corazones dañados. El mío y el de otros tantos. Ahora sé que te irás, lo confirmo nuevamente. Lloro de incertidumbre, porque llegaste conociendo a una mujer diferente a la que has dejado ahora. Preámbulos y negación. Siempre estaba tan segura que ahora no sé ni qué pensar. 
5 Abril 2017 10:50 am 
Ya sé lo que sigue, por eso no he aparecido como antes. Vuelve el efecto colateral, como tanto lo ansiaba. La única parte cruel es que ya no va a estar alguien más. Seguiré divagando por lugares desconocidos y haré de las viejas memorias mi estabilidad esperanzadora. No ha habido un día diferente desde el estallido, y se creía que ese no era el fin. Ambos nos equivocamos, nuevamente. En este punto ya los ánimos no me dan para pensar, ni siquiera sé cómo volví a llegar al café. Estaba desangrada, mi piel una vez más se deslizó y dejé de ver los amaneceres como antes. Ahora duermo sola, cuando despierto, entran rayos de luz a mi cuarto, y ellos son mi esperanza. 


Ensimismamiento, la misma retórica que  creí perdida dos años atrás vuelve a mí con una fuerza aún aumentada. No me imagino como el 21 de julio de 2010. Pero sí me recapitulo en el 5 de enero de 2016. En serio que ya ni escribir sería tan fantástico porque esto no lo vale. Me despido con una de las otras apariciones que había preferido dejar en el cajón de los recuerdos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Devoción como glándula de mi fe.

Curar enfermedades con remedios inservibles.

Visitante