Silencio.

Prefiero omitir la desnudez que estaba puesta en el monólogo final. No quería llegar hasta aquí, hice lo posible pero no funcionó. 
Veo los ojos de todos, y mi corazón se remueve, el dolor ha menguado. Pero la incertidumbre, la nostalgia, la ansiedad y lo que no comprendo sigue envolviéndose en mi interior. Confío, me junto al dolor de quienes han perdido a quienes aman y a quienes no volverán a ver por largos años o quizás para siempre. 
Espero, aunque sea cruel, aunque mate el ansia de alcanzar lo que quiero. Lloro y procuro no lamentarme sino agradecer. Escucho la única voz que me levanta y que logra darme paz y quedo en silencio. Me asombro, pido su consuelo y sobretodo temo. Recuerdo aquellas noches de verano, en una casa humilde en marzo del 2014. Donde solo había amor suficiente, claridad y pureza. Anhelo una vez más retornar, con todo lo que implican los retornos. "The old time religion", espero fielmente en aquello que está en mí, lo que el mundo no puede remover, lo que otros pueden ignorar, lo invisible. Y lo lamento, me duele pero creo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Curar enfermedades con remedios inservibles.