Queda

2:26 12 de abril 2017. 
Con los sueños de la gente, simplemente no se juega. 
Hoy desperté deslizándome en un rayo de luna. Sabiendo que los dolores estomacales son producidos por gastritis o por ansiedad. Algunas veces los produce el desasosiego. ¿Pero a quién le importa? Un año atrás para mí todo dejó de tener sentido, ahora veo cuánto valió la pena, porque la sinceridad y la crudeza tienen más provecho que la mentira y el dulce empalagoso que hostiga y causa vómitos nocturnos. Es mejor quedarse con los delirios somníferos y las voces desgarradoras que nos apremian con desdicha y frialdad. Eso vale más la pena, ir corriendo por las frías calles de Bogotá en busca de un taxi y gritarle "malparido" porque así somos con afán, que dejar mal sabores a cambio de quedar bien. Más valen las charlas sin sentido y las suicidas que aquellas que solo se enfatizan en sí mismos. Más vale el correr de los pasantes y las sonrisas en medio del caos que la mala cara expuesta ante la luz del día que trae consigo lluvias y barriales infinitos. Mejor es la infidelidad sabida que aquella que se queda en murmullos y suposiciones. Me gusta la gente con imprudencia, pero no la que la usa con fines de hacer quedar mal al otro, sino la que se usa en contra de sí mismo, me gusta el dolor, las cicatrices, los tatuajes imborrables en piezas y obras artísticas, en 2013 de prográmaton, en Vamos a Shangai del 11 de abril del 2016, me gusta JShapedBox, o el grillo, el frito, como le quieran llamar, porque un maldito desalmado sabe despedirse sin decir adiós, y deja consigo arreboles desolados, souvenirs irremplazables, cadenas y lazos irrompibles, que a través del tiempo se verán marcados. 

Y el café no trae desengaño, solo trae soledad, los cigarros compañía lejana. Sus amores, felicidad y la nostalgia queda de recuerdo para saber que simplemente fue real. Rompo el collar y la manilla que llevo puestas, porque ya no me interesan, en cuanto a ti te conservaré, conservaré la luz de un video que habla de nosotros, de esa noche única del 25 de septiembre de 2015, aquéllas fotos inéditas que me tomaste esa noche, las fotos que hiciste con mi cámara el 22 de diciembre de 2015, y la sonrisa que dejaste con tu partida. Te volveré a encontrar , tal vez en la estación de siempre, quizá con un nuevo ánimo, con el amor de siempre, con mi corazón latiendo hasta el fin y con el compás de souvenir y nuestra primera vez. 23 de diciembre de 2016. 1 de noviembre de 2016. Qué video mirar en esa cámara. Solo te pido que te salgas de mi estómago, no soporto la ansiedad, sería un poco más llevadera si la curaras con tus crespos y tus ojos de miel. Pero se vale, ese bombillo ya lo cambié, por si no lo notas en el último libro quedó marcado "sex on fire" de Kings Of Leon. ¿Podríamos acaso ser aún más perfectos que nuestra banda sonora? No lo creo, solo sonrío, nuevamente...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Devoción como glándula de mi fe.

Curar enfermedades con remedios inservibles.

Visitante