Ojos de miel

Irascible. 
Trato de ponerle miel al asunto, y funciona. No del todo pero logra calmarme. Y tú qué me ves? Corres, y sigues huyendo de una verdad que te atormenta, ese tan evidente espectáculo para todos. Siempre fue así, duele comprender aunque lo entienda. Bésame. Tus ojos miel me llevaron a descubrir el mundo del que yo me negué siempre. Y ahora tocó estrellas sin ti. Dejaste lo mejor en mí pero ya no estás. Qué lidia luchar con la memoria y los recuerdos que dañan. Qué mierda tener que seguir viéndote y no poder siquiera sostenerte la mirada. Porque somos cobardes, por tu puto orgullo, por mi maldito odio hacia ti. Vamos a Shangai... y me verás, haciendo de tus sueños mis realidades, porque tu alma irá conmigo siempre, en las huellas, en las botas, con el perfume de coco, con la manilla verde, todo siempre irá conmigo. Mi prográmaton y León tras cada paso que den mis pies. Jamás se alinearán los planetas de tal modo en que te sientas como el hombre que eres. Eres odio en mis anhelos, ira y decepción en mis sentimientos, felicidad en mis tatuajes. Memoria, para siempre. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Mujeres y Crisis Psíquicas

Motel enlagunado