Hoy soy otra persona, así como las que suelen ser pero no lo son.
Sin importar los contratiempos nos lanzamos al abismo de lo inesperado o bien esperando. A veces el tiro sale por la culata pero al inverso. Se puede tratar de evadir lo inevitable pero resulta surgir lo muy esperado. Así como todo en la vida, los encuentros planeados salen como fiascos bien provistos y los imprevistos como bien rebuscados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Mujeres y Crisis Psíquicas

Motel enlagunado