Continuará

Lo escribiré en alguno de los rincones donde no se escapará. En ese intenso intento de guardar una memoria donde corroe el orín y la polilla. 


Porque una promesa verdadera jamás se olvida, no se deja, y si se intenta hacerlo simplemente recae en su partida inicial. Incidir y coincidir, de eso dependerá todo lo demás, alguna vez me encontré en ese primer punto. Y en su estallido se mostró en él seguridad, en el curso de el suceso solo hubo espacios momentáneos, y seguramente uno a uno se fueron esfumando, aunque no totalmente, en cierto modo sí se logró crear esa parcialidad, recuerdos y memorias en flashbacks y dolor, de allí surgió mucho de eso. Coincidir, irreversiblemente negado, jamás logrado pero esa promesa fiel seguía esperanzando todo, no totalmente porque dentro de ese incidir y coincidir había una línea muy delgada, casi traslúcida. Una sonrisa interviniendo, y un ánimo y puesta totalmente diferentes; en el incidir habían recortes, espacios largos llenos de soledades inmerecidas y noches enteras, mientras que en el coincidir habían textos terminados, paisajes completos, canciones consecutivas, espacios pintados sin temor alguno, esquemas terminados y noches eternas. De ahí comienzan un sin número de historias sin contar, coincidiendo en un año nuevo remontado en el año 2010, dos manos entrelazadas en punto de 12m del año 2011 un flash lanzado al abismo de las memorias eternas, porque si tal vez fue la primer vez que estaba en esa posición con tanto ímpetu y quizá finalmente alcanzando un sueño de más de un año, sólo fue un espectáculo de lo eterno, de eso inmaterial. Incidiendo en el año 2015 dos seres interviniendo en una toma inesperada, quizá jamás sabida que le dio cabida a lo material, siendo éste un espacio donde intervinieron un sin número de impropiedades, sin flash, con silencio, en un encierro mortal, con un trasfondo de lo negado y lo vergonzoso. Coincidiendo en febrero del año 2010 con lo jamás esperado, la risa nerviosa, las caídas, la mirada fija e intensa que crearon una inseguridad casi permanente, porque quizá se era muy escaso. Incidiendo en agosto del 2015 con el escenario menos poético pero más intervenido, ojos cerrados y miedo, algo de inseguridad y seguridad alcanzada, la sonrisa y el amor que recrearon la seguridad perdida...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Logros y silencio comprimido