Año nuevo

Volverte a encontrar, Aunque fuera solo para darme cuenta que no te necesito. Pero ¿cómo sigue pasando todo esto? Anoche te vi, estabas espléndido, vestías esa camisa blanca con estampado modular, llevabas unas botas y un pantalón azul. Ibas andando por la ciudad con afán, tus mejillas no estaban con la barba que solía cubrirla, te vi más delgado, tus crespos siguen intactos -cuanto echo de menos tocarlos- ni siquiera me viste, ibas tan apresurado que lo único que seguiste fueron tus ojos desganados hacia tu destino, me di la vuelta y suspiré. Hoy no te vi, pero sé que tú a mí sí. En qué momento dejamos morir todo esto, todo lo que construimos, los sueños, lo alcanzado. Nunca será suficiente. Año Nuevo, esta vez esperaba con ansia tus besos y solo recibí lamentos. El día que decidiste irte estabas seguro, yo lamentaba que lo hicieras, pero te despediste y en ese instante supe que era definitivo. Y te sigo esperando, crueldad, que pasen días, que los cigarros se acaben y deba ir hacia el Oxxo una y hasta día veces por día a comprar más cajetillas y todas se esfuman, en los días soleados, los lluviosos, los estrellados y sobretodo en los días de soledad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Logros y silencio comprimido