Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Sin aprobación

Siempre hay ayeres que nos gustan más, quizás por sus trasfondos oscuros o tal vez por lo impuros. En realidad el dolor no es tan desagradable como pareciera. Hay días que no duermo, y siempre busco a quién culpar, pensándolo bien, hallo como factor detonante a la probabilidad. Dentro de ese misterio por decidir, soñar, imaginar, creer, fantasear... todo eso que nos hace humanos, que nos hace perder y desentender que solo el aquí y el ahora son nuestra única verdad visible, que quizá nos acompaña. Olvidamos palabras y si decidimos tener memoria selectiva, probablemente hayamos dejado de pensar. Memoria temporal, problemas de la tercera edad y de algunos depresivos empedernidos. Ya no son suficientes los escritos, porque queremos un poco más, más de esa salsa rosa que acompañó otros tiempos, tiempos que eran sanos, bailes repentinos y sonrisas olvidadas. Seduce un poco, cautiva gloriosamente esa sensación de creerlo saber todo, pero nunca "todo" es suficiente. La monotonía ah…

Continuará

Lo escribiré en alguno de los rincones donde no se escapará. En ese intenso intento de guardar una memoria donde corroe el orín y la polilla. 


Porque una promesa verdadera jamás se olvida, no se deja, y si se intenta hacerlo simplemente recae en su partida inicial. Incidir y coincidir, de eso dependerá todo lo demás, alguna vez me encontré en ese primer punto. Y en su estallido se mostró en él seguridad, en el curso de el suceso solo hubo espacios momentáneos, y seguramente uno a uno se fueron esfumando, aunque no totalmente, en cierto modo sí se logró crear esa parcialidad, recuerdos y memorias en flashbacks y dolor, de allí surgió mucho de eso. Coincidir, irreversiblemente negado, jamás logrado pero esa promesa fiel seguía esperanzando todo, no totalmente porque dentro de ese incidir y coincidir había una línea muy delgada, casi traslúcida. Una sonrisa interviniendo, y un ánimo y puesta totalmente diferentes; en el incidir habían recortes, espacios largos llenos de soledades inmereci…

Destitución

Me hace daño verte, aunque ya han pasado días y hasta meses desde esa última vez, sigues haciendo eso. Trayendo a mi memoria ese momento donde supe que alguna vez correspondí, que solo una vez logré tenerlo todo y a la vez nada. Y escucho nuestra canción al compás de el recuento que narra el suceso de hoy. Ya no luces como ese quien que me cautivó, ahora eres un don nadie, pero que no pasa desapercibido. Mi última historia es de hace un mes, una vez vi que huiste de forma definitiva, yo lo hice otra vez. En mi soledad acompañada de esa voz multicolor, nos recordé, supe que era él quien siempre me había acompañado. En esa soledad donde solo habías pertenecido tu, pero que había sido notoriamente marcada por el compás de sus versos y su música lo decidí. Me era necesario, ya te llevo a ti como mi acto piloto, y todo dejo de tener sentido desde que te fuiste y ahora solo estoy retornando, por eso decidí ponerlo en mí, marcar su nombre en la corteza de mi ser, porque nos permitió ser. Si …

Año nuevo

Volverte a encontrar, Aunque fuera solo para darme cuenta que no te necesito. Pero ¿cómo sigue pasando todo esto? Anoche te vi, estabas espléndido, vestías esa camisa blanca con estampado modular, llevabas unas botas y un pantalón azul. Ibas andando por la ciudad con afán, tus mejillas no estaban con la barba que solía cubrirla, te vi más delgado, tus crespos siguen intactos -cuanto echo de menos tocarlos- ni siquiera me viste, ibas tan apresurado que lo único que seguiste fueron tus ojos desganados hacia tu destino, me di la vuelta y suspiré. Hoy no te vi, pero sé que tú a mí sí. En qué momento dejamos morir todo esto, todo lo que construimos, los sueños, lo alcanzado. Nunca será suficiente. Año Nuevo, esta vez esperaba con ansia tus besos y solo recibí lamentos. El día que decidiste irte estabas seguro, yo lamentaba que lo hicieras, pero te despediste y en ese instante supe que era definitivo. Y te sigo esperando, crueldad, que pasen días, que los cigarros se acaben y deba ir hacia …