Still you have all of my heart



Sólo necesito algo lo suficientemente real para volver a donde estaba. Él dejó de huir y retornó pero ya nada es lo mismo, sus ojos no encienden el fuego que me hacía sentir viva, sus besos dejaron de saber a amor. Los cigarrillos y los cafés regresaron pero aún palpo nuestros encuentros.
Es inevitable no pensar en los números y algoritmos perdidos... Dejé de hacer por derrochar pensando y eso creo que es muy bueno, al menos está dentro de las categorías de lo que Martina haría ¡Claro! si estuviera aquí conmigo. He vuelto a echar de menos a ese único hombre y esto parte de las memorias pasadas de hace un tiempo. Recuerdo que tenía de fondo a quien más admiro y a quien me ha dado noches enteras e inigualables y sonrisas infinitas. Y por supuesto el tercero es el dueño de mi vida. Aunque este último es diferente a los otros dos y por grandes e insuperables cualidades debe estar primero de todo. He de decidir, eso es lo que veo. Tendré que ser paciente y luchar porque ya comprobé que es a él a quien quiero. Sí, a mis tres verdaderos amores, porque son ellos quienes en realidad me hacen sentir completa. Me harté de vivir como estoy viviendo. Quiero seguir siendo feliz como lo era con tanta tristeza pero presta a lo bueno, quiero luchar por alcanzar eso que tanto espero en mi vida. Y quiero vernos juntitos contra el cielo. Y lo vuelvo a intentar...
Ahora solo ando preguntando cómo hago para retornar. Quisiera devolverme y detener el tiempo ese ocho de julio... Donde le vi por primera vez. O quizá retornar a ese tres de agosto donde nos hicimos uno al compás de su voz. Quizá irme un poco más allá, a ese 31 de marzo donde era todo lo que ya no soy. Busco salidas pero no las hallo, estoy en la encrucijada que yo misma hice.
 ¿y Ramona, heroína... no sé dónde están qué es cobardía y cómo huiré de ella?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Curar enfermedades con remedios inservibles.