Bienvenidos los noviembres que cambian vidas.



Un nuevo año, con la cuenta de que el hecho de cumplir años renueva, Siempre hay sin sabores con el hecho de saber si lo volveré o no a ver. Pero lo no planeado es lo que no comprendo. Aparentemente todo había acabado, y sí, en cierto modo acabó pero lo curioso (desastroso) del caso es que hoy soñé y volví a despertar dentro de ése sueño, al fin todo retorna. hasta el hecho de verle sin planearlo.
El simple hecho de ir por la calle recordando, echando risas, pensando en un nosotros es estúpido pero inevitable, ya no hay amor, sólo deseo.
Un nuevo año donde me llevo la grata sorpresa de reencontrarme, no puedo esperar a lo que viene, porque sé que vienen cosas aún mejores, de fondo (sex on fire- Kings Of Leon "como ayer") y aún no logro deshacerme de los restos y pedazos de cristal en el suelo. Amoríos y tu sigues presente, hacia dónde nos llevará todo esto?
Sonreír y sentirse plácido sin razón aparente, esto no es común.
La ciudad de Bogotá despejada, sin tanto trajín, con ese frío único que no se mostraba hace varios días y la gente tranquila en el transporte masivo, la ciudad del caos sin tanto gentío. Su cabello despeinado y esa carita que me encanta. Y lo vuelvo a intentar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Logros y silencio comprimido