sin título

Hay días en los que pienso en él, pero hasta hoy llego al punto en donde no sé por qué, o no comprendo la parte de su encanto, aquello que tanto me marcó y por lo cual me apegué tanto. Sólo trato de concluir formas y no las encuentro. Todo el tiempo ando rondando, buscando por qués, contestando preguntas. 
He encontrado paz en medio de turbulencia, hay días grises pero no he vuelto a pensar en desistir.
Me gusta andar por las calles angustiosas de Bogotá, ver esas caras serias, tantos ceños fruncidos como las sonrisas de una vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Curar enfermedades con remedios inservibles.