CP

Eduardo al igual que tú, marcaron el fin de lo que sería el comienzo. Extrañamente siempre que analizo lo que escribo, siempre estás tú, en algún rincón,en algún lado oscuro, en alguna palabra, en algún triste recuerdo, o simplemente en una gran parte de mi memoria.
Es curioso ver lo poco que hemos crecido, lo mucho que hemos avanzado de una u otra forma en nuestra forma extraña de ver la vida, ya casi es un año, un año del que segura siempre he estado de que te conocí, conocí la tristeza detrás de esos hermosos ojos cafés, inundados de emociones y sensaciones únicas, ojos grandes, ojos de amor... ese cuerpo, tan débil, tan atolondrado,  tan sensible, tan tú.
Siempre estuve segura de quien eras, de lo que eras, y de cómo querías terminar. Hoy sólo queda recordar que pasaste a un primer plano en mi espera por la llegada de Eduardo. Tú eres mi nuevo protagonista de esta novela sin final.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pegatina

Visitante

Logros y silencio comprimido