Si estuvieras


5/03/2013
Si tu estuvieras, las demás cosas serían más fáciles, si tu estuvieras, mi corazón estuviese más sano, si tu estuvieras, mis enfermedades desparecerían, si  tu estuvieras no me faltaría nada.
Mi motivo para seguir, para ser más fuerte, para relajarme en estos momentos de estrés, eras ese motivo para continuar, para luchar, para ser la mejor.
Ahora que no estás, mis días se tornan más difíciles, más grises, te necesito a mi lado, extraño tu voz, tu compañía, hasta nuestras peleas, los días en los que  discutíamos sobre temas en los que nuestras ideas eran completamente diferentes.
Me faltan piezas ahora que no estás, cada que me siento mal, me siento tan sola, ¡No estás! No están esas conversaciones cortas y algunas veces largas en las que me podía desahogar contigo, no está tu voz, tu apoyo, tus regaños y consejos… No están…
Ahora que tan sola estoy, vuelvo a estar en la  posición cuando las cosas empezaron a cambiar, cuando todo comenzó a esfumarse y mi vida iba en proceso de decaer cada vez más.
Odio levantarme y pensar en que, sola estoy, a pesar de que sé con quienes cuento, no me funciona confiar en ellos, no quiero, ya no estoy dispuesta a nada.
No estoy dispuesta a entregarlo todo de nuevo, a despertar gracias al aliento de otro ser, gracias a sus motivaciones y a sus intentos inútiles por demostrar aprecio, que para mí ahora resultan ser pura y simple lástima.
Quisiera tenerte de nuevo… a mi lado.
Quisiera revivir cada momento, sonreír y volver a ser feliz, sentirme acompañada, libre, tal cual soy, sentir ese éxtasis en momentos en los que solo importábamos tú y yo, en los que las demás cosas eran pequeñas, momentos en los que la desesperación era solo un motivo para sentirse vivo, sonrisas que producían cada intento por olvidar la realidad.
Recuerdos, tal vez ese conformismo estúpido de querer seguir con ellos y no luchar por lo que realmente se quiere, es lo que me tiene tan mal.
Cómo alejarme de quien me dio fuerza en mi momento más grande de debilidad, cómo alejarme de quien no me quiero alejar ¿Cómo?
Te digo, gracias, por hacerme feliz en tan poco tiempo, por devolverme las ilusiones que un día había dado por perdidas.
Te quiero, te necesito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitante

Curar enfermedades con remedios inservibles.

Pegatina