La ''simple'' vida de un crítico literario

La figura más polémica y de controversia de la cual yo, una simple comentarista, puede hablar. En los afanes cortos que se han topado por mi camino, siempre he anhelado poder mirar mi simple perspectiva desde la crítica y esos temas tan ''valorados'', a decir verdad no me quisiera entrometer en temas tan desvalorizados y poco apropiados por mi interés personal, pero de allí a hablar de ello, tal vez la cosa no resulte tan tosca.
Comenzando con mi propósito, el interés de un crítico va más allá de fomentar discordia o agrado hacia algo, para mí ese ser, es un ser propenso a decaer en sus debilidades gramaticales y demás intereses -hablando de literatura- que quizá sean por gusto o por simple admiración.
La vida de un crítico, no está en buscar la suficiente formación intelectual por que se dice que para ser tal, ya debe tenerla,  (y sigo sin entender qué cosa o cómo se forma un intelectual, el intelecto deja de ser el mismo cuando se reconoce y auto-afirma como tal) Si no en mostrar su reprimida forma de refrescar su ardido sentimiento de no sentirse lo suficientemente lleno con las perplejidades que escribe, mi descontento hacia la crítica literaria, ya sea resaltar bondades o deficiencias de un escrito,  es por que no es necesario en lo absoluto el hacerlo.
Para concluir, mi punto final, es mostrar mi disgusto hacia los críticos literarios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitante

Curar enfermedades con remedios inservibles.

Pegatina